Jorge Antonio Lechuga Andrade, originario de Mérida, Yucatán; después de seis años de trabajo, ha logrado patentar su proyecto para desalinizar agua de mar en agua potable.

El mexicano, y ex director de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), logró patentar su invento ante agencias nacionales de los Estados Unidos, después de cumplir las pruebas, verificaciones y comparaciones con sistemas similares.

El diseño de Antonio además de cumplir con los criterios de originalidad, es innovador y sustentable.

Las patentes fueron otorgadas por el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) y por la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, ambas con una validez de aproximadamente 20 años.

¿Cómo funciona?

El sistema utiliza la técnica de ósmosis inversa centrífuga con ”vórtices Dean” para desalinizar el agua de mar y hacerla potable, lo que hace que el proceso sea de bajo costo, además de ayudar a ahorrar electricidad y tener un bajo impacto en el medioambiente.

Además, una vez que finaliza el proceso de desalinización; el agua sobrante se devuelve al mar, para evitar el impacto en la flora y fauna marina.

En resumen, el sistema del inventor mexicano ofrece muchas ventajas en comparación con otros; por lo que en 2015 fue galardonado con el Premio Nacional del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos.