¿Conoces los Xenobots? Estos son los primeros robots que son creados a partir de una célula madre y no cualquiera, sino de ranas.

Los responsables fueron los investigadores de las universidades de Vermont y de Tufts en Estados Unidos, quienes han diseñado estos minúsculos robots biológicos.

Según el equipo, esta es la primera vez en el mundo que se diseñan máquinas completamente biológicas desde cero.

Fueron creados de células cardíacas y de la piel de una rana africana, cuyo nombre científico es Xenopus laevis, de ahí el origen de su nombre, Xenobots.

Te puede interesar: TECNOLOGÍA: ¿QUÉ ES LO QUE NOS DEPARA EL FUTURO CERCANO?

El origen de la vida de los Xenobots

xenobots-robots-celulas-rana

Los investigadores comenzaron usando un algoritmo evolutivo para crear miles de posibles diseños para estas nuevas formas de vida.

Después aplicaron reglas básicas de biofísica y se quedaron con aquellos organismos simulados más exitosos y se desechó el resto.

Los biólogos de Tufts transfirieron estos diseños a la vida recolectando células madre “cosechadas” de los embriones de ranas africanas.

Las células fueron cortadas y unidas, utilizando un electrodo y unas diminutas pinzas, copiando los modelos que ya se habían diseñado.

El futuro a la vuelta de la esquina

xenobots-robots-celulas-rana

El experimento resultó un éxito, obteniendo unos micro robots que pueden ser de gran utilidad en el futuro.

Además, son totalmente biodegradables, ya que cuando terminan su trabajo tras siete días son solo células de piel muertas. 

Por ejemplo, pueden suministrar medicamentos, detectar tumores, limpiar residuos tóxicos y plásticos. Aunque sus desarrolladores declaran que aún falta mucho para que estos puedan tener una labor especifica.

“Este avance lo que demuestra es que un grupo de células obedece a los estímulos bajo cuya influencia han sido creados. Algo que no es conceptualmente nuevo, aunque ahora es cuando lo han convertido en realidad. El verdadero salto llegará cuando se extrapolen a tejidos más complicados”, dijo Agustín Zapata, biólogo celular.

El investigador aseguró que es un pequeño paso para descifrar lo que llaman “código morfogenético”. Mismo que proporciona una visión más profunda sobre cómo los organismos están organizados y almacenan información basada en sus historias y ambiente.

¿Qué opinas?

Te puede interesar: CREA IPN TECNOLOGÍA PARA EVITAR USO DE QUÍMICOS EN EL CAMPO