Kantunilkin.- El 40 por ciento de las comunidades rurales cuentan con viviendas endebles, en donde los habitantes resienten las bajas temperaturas siendo un peligro para que niños y personas de la tercera edad sufran de enfermedades respiratorias.

Construidas con material de la región, como huanos y maderas, las endebles viviendas permanecen todo el día cerradas para evitar que se cuele el aire frío pero es por las madrugadas cuando los habitantes sufren más del frío lo cual preocupa a autoridades de Salud y de Protección Civil debido a que para calentarse acostumbran prender fogatas en las endebles habitaciones.

En este sentido, el director del hospital integral de Kantunilkin, Federico Escudero Luis, señaló que, por ahora, no ha repuntado el índice de enfermedades respiratorias, pero de continuar las bajas temperaturas, se corre el riesgo de que aumenten estas enfermedades.

Recomendó a la comunidad no exponerse a los aires fríos y estar debidamente abrigados; y para dormir, utilizar varios cobertores para tener una temperatura adecuada evitando las fogatas dentro las viviendas para evitar alguna desgracia o que se enfermen por inhalar el humo.