Las mascotas no son juguetes a los que puedes quitarles las pilas y dejarlos por un rato, tener una requiere mucho amor y compromiso.