El 13 de marzo de 2020 la Secretaría de Salud de Quintana Roo (SESA) diagnosticó el primer caso de coronavirus en Cancún. Año y medio después han surgido una infinidad de variantes de COVID-19.

De acuerdo con las cifras oficiales, Quintana Roo suma un total de 30 casos de la nueva mutación del Sars-CoV-2 B.1.621, mejor conocida como variante Mu.

Esta cepa se registró por primera vez en Colombia en enero de 2021. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la calificó como “variante de interés”, toda vez que puede resultar resistente a las vacunas.

Pruebas Covid Cancún

Te puede interesar: Datos abiertos reportan más de 8 mil muertes en Quintana Roo durante la pandemia

Sin embargo, ésta no es la única variante mutada del virus que circula por la entidad, pues también hay registro de un caso de la cepa Lambda. Esta variante fue detectada por primera vez en Perú en agosto de 2020.

Otra de las variantes de COVID-19 que circulan en el estado es la Delta, una de las más transmisibles del nuevo coronavirus, con 317 casos.

¿Quién lleva el registro de las variantes de COVID-19?

Alejandra Aguirre Crespo, secretaria de Salud en Quintana Roo, explicó que estas cifras están basadas en el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológico (InDRE).

La funcionaria estatal aseveró que todos los contagios diagnosticados hasta ahora están bajo una supervisión constante.

“Tenemos registros epidemiológicos, de acuerdo con el análisis que se hace desde el InDRE, de la presencia de algunas variantes y efectivamente tenemos ahorita algunos pacientes con estas variantes que se encuentran estables”, comentó.

“Se les está dando el tratamiento correspondiente, algunos están de manera hospitalaria, otros están en ambulatorio y siempre estamos atentos de su evolución”, puntualizó.

¿Qué tan peligrosas son las nuevas cepas?

Aguirre Crespo explicó que hasta ahora no se ha comprobado que la variante Mu o Lambda sean más virulentas que la Delta.

Tampoco se tiene registro sobre si resultan más peligrosas para las y los pacientes porque “tienen una expresión clínica igual que las otras variantes”, argumentó.

No obstante, la funcionaria estatal señaló que es muy probable que sean las personas con comorbilidades las que resulten más afectadas.

“No podría decir ahorita si las variantes nuevas que se han registrado o alguna en particular es más agresiva que otra. Más bien, cuando se hace un análisis estadístico, se tiene que hacer una separación de los factores que puedan propiciar una condición grave del paciente”, explicó.

La funcionaria añadió que tampoco saben el rango de edad de los enfermos.

Pero concluyó con que la única forma de estar prevenidos contra el virus es la vacunación. Según dijo, en el estado han sido suministradas 1 millón 643 mil 725 vacunas.

Para saber más: Tres de cada 10 casos de COVID-19 en Q. Roo son de la variante Delta

Recibe nuestras noticias en tu smartphone; únete a nuestros grupos de difusión de WhatsApp https://bit.ly/2LJhoYq y de Telegram https://bit.ly/3fe39c4