Hace un par de días el ex secretario de seguridad Genaro García Luna fue detenido en Texas acusado de narcotráfico y está mañana el Presidente Andrés Manuel López Obraron ordenó realizar una búsqueda de aquellos que integraron el equipo de García Luna, y que siguen manteniendo cargos desde sexenios anteriores.

Andrés Manuel asegura que su sexenio será diferente a los pasados y no tolerará la corrupción o la impunidad, ni siquiera viniendo de su propia familia.

Sin embargo, el Presidente mexicano no desaprovechó la oportunidad para mandar significativo mensaje a servidores públicos:

 “Aprovecho para decirle a muchos servidores públicos de todas las áreas, puede ser que lo oculten, se enzarapen por un tiempo, pero va a ser transitorio”, dijo esta mañana López Obrador, quien lleva un año en el Gobierno. “Ya no queremos servidores públicos corruptos, déspotas, irresponsables, deficientes. Queremos auténticos servidores públicos”.

En resumen, el arresto del ex secretario de seguridad demuestra la determinación de hacer justicia y capturar a quienes ayudaron o fueron cómplices de los carteles, y que a su vez causaron daños en Estados Unidos y México.