Más de 30 mil docentes de Quintana Roo se encuentran en lista de espera para la vacunación contra el COVID-19.

Esto de acuerdo con la lista que reportó la Secretaría de Educación del estado (SEQ) al gobierno federal, que ya prepara el esquema para los docentes.

Aunque aún no se tiene un plan definido para reanudar las clases presenciales, una de las principales exigencias es la vacunación.

Por lo que la SEP deberá presentar a las autoridades de Salud los padrones del personal docente, directivo y administrativo que cada entidad elabore.

Te puede interesar: SÍ A CLASES PRESENCIALES; PERO ANTES, A ARREGLAR ESCUELAS: MAESTROS POR MÉXICO

Y es que desde 1992 la administración de estos datos se encuentra bajo responsabilidad de los estados, por lo que no se contaba con cifras actualizadas.

Aunque a nivel nacional se contemplan tres millones de personas al servicio de la educación, tanto de instituciones públicas como privadas.

Docentes, siguientes en lista

De acuerdo con lo que ha dicho el presidente de México, todo el personal educativo será el siguiente en ser vacunado.

Lo harán junto a las personas de 50 a 59 años de edad, quienes estaban contemplados para aplicación de biológico en el mes de abril.

Según el gobierno federal, es urgente que las niñas, niños y adolescentes regresen a las aulas tras más de un año de ausencia.

Y esto sólo se podrá hacer si se garantiza la vacuna a las y los maestros, tal como lo exigieron las organizaciones gremiales y padres de familia.

Sin embargo, los trabajadores de la salud que laboran en el sector privado y primer nivel de atención, no están de acuerdo.

Debido a que el gobierno federal aún no ha terminado de vacunar a médicos, personal de enfermería, paramédicos, camilleros, entre otros.

Aplicación de vacuna no será suficiente

La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) considera que la aplicación de vacunas para el retorno a clases presenciales no será suficiente.

Esto porque se requiere crear protocolos especiales y analizar caso por caso la situación de las escuelas.

Cabe recordar que tras un año sin uso, muchos planteles se encuentran en malas condiciones, vandalizados y han sido víctimas de robos.

Por lo que las autoridades tienen antes que elaborar un plan de rehabilitación para reparar los daños ocasionados.

Asimismo, deben garantizar todos los insumos y recursos para llevar a cabo las medidas sanitarias en los planteles, principalmente, el agua.

Te puede interesar: MAESTROS MEXICANOS CON MÁS HABILIDADES TECNOLÓGICAS QUE EN JAPÓN