Mientras el sistema de salud espera por la vacuna para el coronavirus, expertos están buscando métodos que ayuden a enfrentar la enfermedad.

Investigadores están por comenzar pruebas con la vacuna para la tuberculosis (BCG), ya que se sabe que también protege contra otras enfermedades.

Es utilizada para tratar algunos tipos de cáncer de vejiga y en los niños es utilizada para protegerlos contra enfermedades respiratorias, además, se cree que puede ser ayudar contra el asma y diabetes tipo 1.

El Centro Médico de la Universidad de Radboud y la Universidad de Utrecht, en Holanda, pondrán este plan en marcha con mil profesionales de la salud, de ellos la mitad recibirá la vacuna y la otra mitad un placebo.

Si entre los vacunados con la BCG hay menos personas que necesiten dejar de trabajar debido a la enfermedad, el resultado será el que todos están esperando y los principales beneficiados será el personal médico.