Unas vacaciones de terror fueron lo que una familia de turistas estadounidenses vivió al presenciar el asesinato número 35 a mano armada en Tulum.

Los turistas observaron cómo un vehículo le cerró el paso a la Van en la que se trasladaban y a la que le dispararon en las llantas delanteras con el firme propósito de obligarlos a detenerse, para posteriormente ser testigos del asesinato del conductor del vehículo, a manos de un sicario que disparó a quemarropa.

Se presume que fue un ajuste de cuentas, el cual las autoridades quisieron hacer pasar por accidente automovilístico.

Después de esperar media hora el arribo de las autoridades y la ambulancia, los turistas emprendieron trámites de urgencia para abandonar del país y olvidar el trago amargo. Tulum es el municipio más violento del país, se estima que los asesinatos han aumentado más de 50%.