Más de la mitad de los hogares en México ya están conectados a internet, sin embargo, aún queda un rezago en las zonas rurales.