Kantunilkín.- Se podría usar la fuerza pública con elementos de Seguridad Pública, la Fiscalía General del Estado y hasta la Guardia Nacional para decomisar bebidas etílicas en comercios o en domicilios particulares que no respeten la ley seca que entró en vigor, informó el recaudador de rentas de la Secretaría de Hacienda en este municipio, German Pool Che.

A partir de mañana se restringe la venta de bebidas alcohólicas en todos los comercios que se dedican a esta actividad, incluidos los llamados “clandestinos” que son domicilios particulares que funcionan como cantinas ilegales donde se concentran decenas de personas para embriagarse.

Pool Che dijo que esta medida obedece a evitar brotes de coronavirus. “La organización de Restauranteros y Cantineros aceptaron la ley seca para cuidar la salud pública y eso se agradece, pero en los clandestinos ya debidamente identificados se puede usar la fuerza pública para decomisar y desalojar a las personas que acuden a embriagarse ,además de no salvarse de una sanción ya sea económica, administrativa e incluso privarse de su libertad”.

Dijo que en este municipio existe un total de 151 comercios que se dedican a la venta de bebidas etílicas de los cuales 42 se ubican en la cabecera municipal.