José María Morelos – Persiste en la zona maya la creencia de que un niño “gordito” es símbolo de salud y bienestar, cuando en realidad podría ser símbolo de obesidad infantil, señalo Ulises Fraile Escamilla, director general de la Secretaria de Salud en el municipio.

Fraile Escamilla comentó que la gente está acostumbrada a ver esta actividad normal y únicamente llevan a los niños con “desnutrición” al hospital general y son los que se tienen registro de ello.

Señaló que la venta de alimentos chatarra en la escuela son uno de los principales factores que afectan está situación y el mal hábito en la casa de igual forma fortalece este problema.

A pesar de que no se tiene un dato exacto del índice en el municipio, la secretaria está tratando de combatir este problema, pues el estado de Quintana Roo mantiene uno de los primeros lugares en obesidad infantil.