Las malas prácticas por parte de turistas, la falta de infraestructura, así como de sustentabilidad, están deteriorando la Laguna de Bacalar.

Desde la reactivación turística con el cambio del semáforo epidemiológico a color amarillo, se ha dado paso a que los turistas disfruten de la impresionante agua de la Laguna de Bacalar, sin embargo, sus malas prácticas están deteriorando al ecosistema lagunar.

Turistas y falta de infraestructura deterioran la Laguna

La afectación a la Laguna de Bacabar sigue vigente, ya que los turistas y la falta de infraestructura ponen en riesgo al cuerpo de agua.

Hace poco menos de una semana, un grupo de ciclistas conocido como “Team Lef” fue exhibido en las redes sociales por dañar los estromatolitos de la Laguna de Bacalar, mientras disfrutaban de una tarde calurosa en el agua.

Fueron al menos 12 ciclistas quienes después de una rodada terminaron en un convivio en la zona conocida como “Los Rápidos”.

A través de redes sociales, en contenido difundido por los mismos asistentes, se observa cómo utilizan dichos organismos como lugares de descanso y caminando encima de ellos, a pesar de que esas acciones están prohibidas.

De acuerdo con especialistas, dichas prácticas están deteriorando el ecosistema lagunar, porque reblandece el área donde está asentado el mangle, que sirve como filtro natural y hábitat de varias especies acuáticas.

turismo-y-falta-de-infraestructura-Bacalar

Bacalar con carencias

Pese a que autoridades de la Dirección de Ecología de Bacalar hicieron un llamado a los visitantes para respetar las zonas de manglares, así como la prohibición de acercarse o pisar los estromatolitos, la entidad sufre de carencias.

Dentro de las causas del deterioro de la Laguna se encuentra la falta de infraestructura, pues una tratadora de aguas permitirá tener mejor manejo de aguas residuales que están acabando con el arrecife.

Otros problemas son la construcción de complejos hoteleros, la tala y relleno ilegal del mangue que terminan con la naturaleza de este importante destino turístico.

También se observa la falta de sustentabilidad por parte de los prestadores de servicios náuticos, ya que sus embarcaciones que terminan derramando aceite y combustible poco a poco deterioran al ambiente.

Cabe mencionar que los estromatolitos son quienes le dan color a la famosa Laguna de los Siete Colores, por eso su nombre. Sin embargo, en caso de seguir dañándolos, estos podrían desaparecer. 

¿Qué opinas?

Te podría interesar: MUEREN MÁS DE 94 MIL CARACOLES CHIVITA EN BACALAR