La baja de la afluencia turística en el estado de Quintana Roo presentará daños considerables, todo derivado de la epidemia del coronavirus que está afectando al país, así lo informó el gobernador Carlos Joaquín.

Expresó que se está trabajando en las medidas necesarias para que el número de infectados no incremente y la economía de la región no se vea tan afectada, debido a que diversos países han prohibido la salida a sus ciudadanos o los mantienen en cuarentena.

Aseguró que, si bien la región depende económicamente del turismo, lo primordial es la salud de los ciudadanos, y que se han comenzado a tomar medidas sanitarias y se está trabajando en la concientización de la población, para no pasar de la fase uno o fase preventiva en la que aún se encuentra el estado.