Estudios han mostrado que nuestro tipo de sangre es un factor que podría volvernos vulnerables ante el coronavirus. ¡Lo más importante es seguir cuidándonos y no confiarnos!