Luego del que el pasado jueves el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzara una nueva amenaza directamente a la economía mexicana con la imposición de nuevos aranceles, el Gobierno estadounidense está considerando retrasar dicha acción.

De acuerdo a el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, esto se debe a que el gobierno mexicano trabaja arduamente en las conversaciones con sus pares estadounidenses, abordando la crisis de inmigración en la frontera entre ambas naciones y evitar que aumenten los precios.

Asimismo, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dio a conocer más temprano que se reforzará la seguridad en la frontera sur con el fin de de frenar la migración ilegal.