Tras el sismo de magnitud 7.1 que sorprendió a los capitalinos y habitantes de estados colindantes, usuarios de redes sociales compartieron los destellos luminosos que aparecieron durante el temblor; fenómeno llamado triboluminiscencia.

Durante el sismo que azotó la noche del pasado martes se pudo observar en el cielo luces de tonos verdes y azules. Pero ¿qué son y cuál es su origen?

Según especialistas de la Universidad Rugers, en Estados Unidos, este fenómeno se denomina “luces de terremoto” o triboluminiscencia.

Se cree que es ocasionado por la ruptura y fricción de las partículas presentes en la corteza terrestre.

Lo cual genera energía eléctrica que es liberada a la superficie con gran velocidad y fuerza.

Esta energía ilumina el cielo por unos instantes con tonalidades parecidas a la de una aurora boreal y suele ocurrir con frecuencia durante algunos movimientos telúricos.

Según especialistas, los destellos se presentan cuando los temblores tienen una magnitud mayor a 5.

Según el Servicio Sismológico Nacional, el sismo registrado la noche del pasado martes fue de 7.1 y se localizó a 11 kilómetros al suroeste de Acapulco, Guerrero.

Triboluminiscencia-sismo_mar_de_fondo1

Redes sociales captan la triboluminiscencia

Pero este fenómeno ya había pasado antes, incluso, internautas compararon el fenómeno ocurrido con el sismo de 2017, cuya intensidad fue de 8.2 y epicentro en Tres Picos, Chiapas.

En aquella ocasión, durante el movimiento, que duró casi 40 segundos, varias personas reportaron a través de redes sociales, ver destellos de luz en el cielo.

Aquí te dejamos los momentos más impactantes durante el sismo de este año:

Este fenómeno se da en menos de 0.5%  de los terremotos, especialmente en Italia, Grecia, Francia, Alemania, China, partes de Sudamérica, Japón y Norteamérica.

En México se ha detectado en al menos dos ocasiones; ambas en 7 de septiembre.

La triboluminiscencia se ha registrado desde la Antigua Grecia, en el año 323 a.C. y fue descrito como inmensas “columnas de fuego” y antecedieron al sismo que destruyó las ciudades de Bura y Hélice.

Te recomendamos: A tres años de los sismos de 2017: los afectados aún esperan la reconstrucción