El miércoles pasado en Jerash, al norte de Jordania y uno de los puntos más turísticos del país, un agresor en solitario se infiltró entre un grupo de turistas, apuñalando a ocho personas, entre ellos tres mexicanos, un policía de la región, el guía de la excursión, una persona de origen suizo y el resto jordanes.

Los pacientes más críticos fueron traslados en helicóptero a un hospital en la capital, de igual forma se desconoce oficialmente la motivación del agresor.

Ésta no es la primera vez que un ataque a turistas sucede de igual forma en el país Jordán, en 2016 el Estado Islámico asesinó a 14 personas, incluyendo a un canadiense.