Mejor conocidos como <pasos de fauna>, estos puentes buscan la conexión segura entre los puntos que serán “cortados” por el Tren Maya y al mismo tiempo minimizar el impacto ambiental. Estas estructuras han sido utilizadas en diferentes carreras a lo largo del mundo, trayendo buenos resultados.

En puntos específicos de Quintana Roo se han reportado diversos atropellamientos a jaguares, por ello nace este sub proyecto, donde participarán 50 investigadores, expertos en conservación y científicos a fin de realizar íntegramente dichos pasos. Así lo aseguro Pablo Careaga Córdova, quien funge como enlace territorial de la macro obra.