Especialistas en energía mantienen sus dudas respecto al desarrollo del Tren Maya, dada la situación energética en el sureste.

En su opinión, resulta imposible el desarrollo económico que se busca con el macro proyecto, ya que es necesaria una mayor inversión económica y mejor infraestructura en el sector energético, de lo contrario se podrían exponenciar los apagones.

Según datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) la región demanda alrededor de mil 700 megawatts, pero genera sólo 980, por lo que tiene que importar el resto a través de la única línea de transmisión que conecta a la Península con el resto del Sistema Eléctrico Nacional.