Canadá y Estados Unidos, ya dijeron a sus ciudadanos: Si van, está bien, pero aumenten sus precauciones. Y cómo defendernos si en realidad hay un largo camino de incidencias violentas que nos comen la huella. Al menos más en 2017.

Sin embargo, es prudente reflexionar sobre el historial violento en ambos países, especialmente en Estados Unidos, donde disparar un arma tiene la misma naturaleza que abrir latas.

¿Será que en México también debemos alertar a nuestros ciudadanos al viajar a los demás destinos del mundo?