El pánico generado por los avispones asiáticos ha provocado una matanza innecesaria de avispas y abejas nativas en Estados Unidos.

Luego de que se alertara a la población sobre la presencia y peligrosidad de este insecto, apicultores y agricultores de diferentes partes del país, colocaron trampas contra los avispones asiáticos “asesinos”.

De acuerdo con el entomólogo de la Universidad de California, Doug Yanega, afirma que el cebo de las trampas para cazar avispas asiáticas también atrae a otras especies de avispas y abejas, estas últimas son necesarias para la polinización.

También agregó que “la gente en China, Corea y Japón ha vivido al lado de estos avispones durante cientos de años, y no ha causado el colapso de la sociedad humana allí”.