El tráfico de especies es una amenaza no solo para la biodiversidad, sino para la salud mundial. Si continuamos así, las probabilidades de tener futuras pandemias son altas.