lGe1tRRpIqI

No es lo mismo que un niño o niña maya trabaje con sus padres o abuelos; la milpa que les proporciona el santo ixi’im/maíz para alimentarse, que la explotación de niños como cargadores, limpiaparabrisas o pepenadores en las ciudades, en el norte del país o en el extranjero.