La transformación del trabajo que trajo la pandemia de COVID-19 podría beneficiar a los oficinistas de forma permanente. A medida que volvemos a la “realidad” las empresas han descubierto que ser más flexibles con sus trabajadores puede brindarles grandes beneficios.

Te puede interesar leer: ¿Home office en expectativa o realidad?