Integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores por la Salud de México realizarán un paro activo el próximo 1 de junio en demanda al gobierno por protección adecuada para atender el COVID-19.

Entre los reclamos principales del sector de salud es el “abandono” por parte de las autoridades ya que no consideran como riesgo de trabajo sino como una enfermedad general.

Se espera que en la protesta participen elementos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y de la Secretaría de Salud federal, en las que se contempla a integrantes de 15 estados de la República.

La finalidad de la protesta es buscar apoyo por parte del gobierno federal, el cual es dirigido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues se denunció que a los trabajadores contagiados no se les realiza prueba y solamente los envían a aislamiento.