Los días en donde a las 7 de la mañana era un caos transitar por cualquier avenida del país, debido al tráfico ocasionado por los miles y miles de estudiantes que se encaminaban a tomar clases en sus respectivas escuelas, se han convertido en un recuerdo. Las TICs han comenzado a cambiar el modo de ver la educación.

Hoy la pandemia COVID-19 le ha dado un giro de 180 grados a la vida diaria y obligado a estudiantes y docentes a adaptarse a la educación a distancia.

Las dificultades para la adaptación de las TICS en la educación

Este cambio comenzó de una manera poco alentadora, ya que muy pocas instituciones contaban con la tecnología e infraestructura para lo que se veía venir. Tanto los docentes como los alumnos no estaban preparados para enfrentar un nuevo modelo.

Pero gracias a la innovación hay un factor que ha ayudado a que las clases empiecen a tomar una nueva normalidad, ha motivado a docentes y alumnos: el buen uso de las TICs.

TICS protagonistas en la educación a distancia

Te puede interesar: ¿ESTÁ FUNCIONANDO LA EDUCACIÓN A DISTANCIA?

El comienzo de la implementación

Desde una laptop, programas especiales para ciertas carreras, programas interactivos en donde el único objetivo es el aprendizaje, y programas de videollamadas para que se desarrollen las clases, son las herramientas que están siendo utilizadas por las instituciones educativas del país.

Sin embargo, como toda acción en la vida, tiene cosas buenas y malas. Lo malo de esta migración obligatoria a la educación virtual es la generación de problemáticas y la enorme brecha en donde no todos tienen la oportunidad de la mejor educación a distancia.

En nuestro país más de 35 millones de estudiantes y 2 millones de docentes se vieron privados o limitados en el uso de diversas herramientas en la primera fase de la pandemia.

Esta problemática poco a poco se ha ido minimizando en todos los niveles educativos, se han implementado clases televisadas en donde los niños pueden aprender de una mejor forma.

En nivel medio superior y superior las instituciones han tenido que invertir en mejores plataformas para su alumnado.

Si bien esto ha sido un buen comienzo para comenzar a acortar la brecha de desigualdad en la educación a distancia, todavía queda mucho camino por recorrer.

Se necesita el apoyo de instituciones privadas y gubernamentales para que cada alumno del país pueda recibir una educación a distancia de calidad, sin importar su lugar de residencia o nivel socioeconómico.

Es tiempo de unirnos como sociedad para que esta pandemia no afecte de manera tan severa la educación del futuro de México.

Necesitamos salir de esta situación de la mejor manera, con un sistema educativo híbrido en donde se pueda obtener lo mejor de dos mundos siempre en pro del alumno.

Y tú, ¿qué opinas de las clases a distancia?

Te podría interesar: SOLO 1 DE CADA 3 NIÑOS HA RETOMADO SU EDUCACIÓN