Uno de los mamíferos más imponentes del océano, regresa a costas quintanarroenses para deleitar el ojo de propios y visitantes. Hoy la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas ha liberado 240 permisos para su avistamiento.