Ante los diferentes casos de abusos y violencia por parte de taxistas de Cancún, el Obispo Pedro Pablo Elizondo señaló que estos delitos dañan la imagen de la ciudad y afectan a todo el gremio taxista, pues hay operadores que sí hacen bien su trabajo.

“Esto es muy dañino para el turismo, es una doble gravedad, es el mal que le hacen a la gente y la imagen que crean del destino turístico e incluso dañan la imagen de los taxistas que sí son buenos en su trabajo” dijo el Obispo.

También expresó que los hombres que se cometen estos delitos deben ser castigados conforme a la ley, y que son las autoridades quienes tienen la responsabilidad de garantizar seguridad a quienes hacen uso de estos servicios.

¿Qué opinas?