Grave calificó el comisariado ejidal Manuel Jesus Oxte Cauich el problema de la tala inmoderada en este ejido, ya que se dañan gravemente la flora y la fauna, sin que se preocupen en reforestar las zonas dañadas.

La autoridad ejidal dijo que se han detectado varios grupos de taladores furtivos, incluso, se les ha decomisado motosierras, vehículos y el cargamento de las maderas duras y preciosas, pero aun así no entienden y siguen dañando el ecosistema.

Agregó que las especies de árboles más dañadas son la caoba, cedro, chicozapote, caracolillo, entre otros, los cuales ahora no encuentras en los montes cercanos por tantas personas que se han dedicado a cortarlos desde que están verdes para su venta clandestina, lo cual les deja ganancias importantes.

Oxte Cauich dijo que para contrarrestar estas situación, como autoridades están reforestando 4 hectáreas de tierras dañas en años atrás por incendios forestales: “estamos trabajando con la siembra de cedro, que es una especie que crece rápido y se adapta a todo tipo de suelo”.

Finalmente hizo un llamado a los ejidatarios para que en esta temporada de lluvias se preocupen en sembrar, al menos 10 árboles de cualquier especie en sus trabajaderos, para nuestro propio beneficio y denunciar a los taladores furtivos para decomisar sus cargamentos y cuidar nuestros bosques.

KantunilkinPS