Un socavón de al menos 50 metros cuadrados se abrió al mediodía del sábado pasado en la carretera federal tramo Tulum-Playa del Carmen, a la altura del hotel Catalonia Royal Tulum. Se debe a la negligencia y omisión de los encargados de construir esta vía, asegura Rubén Borau García, representante del Capítulo Quintana Roo del Colegio Mexicano de Profesionales en Gestión de Riesgos y Protección Civil.

Señaló que “la península de Yucatán está llena de oquedades, somos un queso gruyer. Siempre he dicho que en el cabo la parte de arriba es la tapa de un gran tinaco y la de abajo es agua subterránea, pero para que la haya debe haber cavernas”.

Dijo que la oquedad (espacio hueco) “tiene que ver con la falta de actualización, o de plano, con la carencia de Atlas de Riesgo, con la falta de estudios que existen en todos lados y eso le toca a Tulum; tenemos un suelo cárstico disolvible fácilmente con el agua y forma cavidades o cavernas”.

Añadió que “hay negligencia desde el momento básico de quien hizo originalmente el trazo y no realizó bien los estudios de mecánica de suelo. Quintana Roo recibe toda la escorrentía subterránea de las lluvias del estado de Campeche, que amplía las cavernas, arrasa material y las debilita”.

Por otra parte, el gobernador Carlos Joaquín Gonzalez, mediante sus redes sociales, aseguró que los tres niveles de gobierno se encuentran trabajando en el tema y recomendó tomar las precauciones al circular por la zona.