Los mexicas eran una civilización avanzada capaz de realizar construcciones magníficas, además tenía una organización social, militar y política única en su tipo, incluída la escuela prehispánica.

En la base de estos complejos sistemas, se encontraba la educación, una institución compleja que quedó plasmada en los documentos de exploradores y sacerdotes.

Escuela prehispánica

Desde el momento del nacimiento, el niño era ofrecido a la comunidad para que le nombraran y se le entregasen un símbolo del oficio que ejercerá.

Esto tenía que ver con el oficio de su padre o madre según el sexo y en esas cosas debía laborar cuando alcanzaba la edad.

Incluso existían centros culturales donde maestros enseñaban valores y habilidades relacionadas al canto, la danza y el arte de la guerra.

El objetivo era el hacer crecer y endurecer a los alumnos, para lo que se empleaban diversas técnicas bastante discutidas en la actualidad.

Una vez terminada esta etapa los chicos podían asistir a tres diferentes centros de enseñanza, todos ubicados junto a los templos.

Te puede interesar: HUITZILOPOCHTLI Y EL ORIGEN DE LA NAVIDAD MEXICA

sistema-escuela-epoca-prehispanica

Género y nivel social

La educación en las culturas prehispánicas estaba directamente relacionada con el género y el nivel social de la persona. Sin embargo, también tenía un gran enfoque religioso, militar y social.

De ahí que se crearan diversos tipos de instituciones a donde los jóvenes podían acceder para estudiar.

El primero era el Calmécac, una escuela exclusiva para los jóvenes de la nobleza, donde se formaban sacerdotes, jueces, administradores, gobernantes y militares.

Se enseñaba, la interpretación y escritura de los textos sagrados y de organización social.

Mientras que para los plebeyos existía el Telpochcalli, donde eran preparados para la guerra y el servicio del pueblo.

sistema-escuela-epoca-prehispanica

En este existía un curioso sistema de toma de prisioneros, en donde los alumnos subian de rango conforme el número de enemigos que atraparan.

También había un Cuicacalli o casa del canto, este tenía el objetivo de la formación musical, así como el sitio donde los encuentros entre hombres y mujeres ocurrían.

Era un sitio de gran importancia, sede tanto de fiestas religiosas como del trabajo comunitario de los jóvenes del Telpochcalli.

¿Cómo te imaginas que era estudiar en la antigua Tenochtitlán?

Te puede interesar: CEMPASÚCHIL, LA FLOR QUE UNE LA VIDA Y LA MUERTE