Hace más de un año que no se ha logrado establecer un acuerdo entre el gobierno y ejidatarios de Bacalar para la apertura del sitio arqueológico de Xcabal.

Margarito Molina, delegado federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) confirmó que desde el 2018 no se han logrado avances en las negociaciones para la adquisición de las 104 hectáreas en donde se encuentran las ruinas de la zona arqueológica.

La principal limitante es la falta de intención de los ejidatarios que se presenta, debido a su postura de ser socios y hacer entrega de las tierras por medio de un contrato, a lo que el INAH no puede acceder.

El delegado señaló cada hectárea está evaluada en 400 mil pesos, por lo que de aceptar el precio los ejidatarios de Bacalar recibirían 41 millones 600 mil pesos por las 104 hectáreas que requiere tener el INAH.