Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), informó que no obligarán a los ejidos de Bacalar a integrarse al Tren Maya y que, de no convencerse con los beneficios del proyecto, se optará por modificar los planes de vía y estación que estaban destinados para dicho municipio.

Cabe destacar que Fonatur solicitó a Bacalar 1,000 hectáreas, no para ser expropiadas sino para que los ejidatarios las renten a inversionistas que prevén detonar la zona entorno a la estación ferroviaria.

El director declaró que el esquema de incorporación que Fonatur propone a los ejidatarios es el fideicomiso de inversión y bienes raíces, lo que promovería la inversión en bienes raíces en la Bolsa Mexicana de Valores. También mencionó, que el gobierno federal muy problablemente financiará hasta el 80% del costo del proyecto.