El sexting es una práctica que ha aumentado en los últimos años entre jóvenes, menores de edad y universitarios, y esto los vuelve vulnerables.

El sexting es un arma de doble filo, si el contenido llega a manos equivocadas, puede traer consecuencias graves profesionales, personales y hasta problemas psicológicos a largo plazo.

¿Qué es el sexting?

El sexting es la actividad de enviar fotos, videos o mensajes de contenido sexual y erótico personal a otra persona por medio de dispositivos tecnológicos, especialmente celulares.

Sexting es un acrónimo en inglés formado por las palabras “sex” (sexo) y “texting” (escribir mensajes).

Al ser una práctica que se realiza principalmente por dispositivos móviles, los jóvenes son el sector que más lo realiza y de acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Granada, uno de cada tres universitarios practica el sexting sin tener conocimiento de los posibles peligros para su vida personal o profesional.

Hombres y mujeres lo practican, sin embargo, los varones son los primeros en enviar este tipo de mensajes, pero el panorama cambia cuando se practica dentro de una relación de pareja, en este caso las mujeres son las primeras en enviar este contenido.

El buen humor es una razón

Con el estudio se demostró que los jóvenes de 18 a 21 años son los que más que practican en sexting y que a los 24 se comienzan a perder el interés.

La mayoría reconoció practicarlo con una o dos personas y el 5 % aceptó realizarlo hasta con 10 personas.

El buen humor fue una de las razones por las que admitieron enviar dicho contenido y se realiza cuando están solos en casa.

El mantener una buena comunicación entre padres e hijos ayudaría a comprender mejor los posibles riesgos.

Hablar con ellos sobre los daños que esto puede ocasionar ayudaría a recapacitar sobre esta práctica y sobre la importancia de conocer realmente a la persona con la que se intercambia este tipo de contenido.

Los jóvenes son los más vulnerables debido a que, a través de redes sociales, personas con malas intenciones normalmente se hacen pasar por otros jóvenes, entablan una amistad y es donde caen, convirtiéndose en víctimas de chantajes y extorsiones.

¿Has hablado con tus hijos sobre el sexting?

 

Te puede interesar: ¿CÓMO ATENDER LAS NECESIDADES EMOCIONALES Y MENTALES DE LOS MENORES DURANTE LA PANDEMIA?