A través de un comunicado emitido, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés) informó que la suspensión de operaciones se extenderá hasta el 15 de septiembre del año en curso, lo que significa que serán seis meses de parálisis de esta industria, de la cual Quintana Roo depende en gran medida.

El organismo explicó que “debido a la situación actual en los Estados Unidos relacionada con el Covid-19, las líneas de cruceros miembros de CLIA han decidido extender voluntariamente el periodo de operaciones de pasajeros suspendidos (…) Por lo tanto, hemos decidido extender aún más nuestra suspensión de operaciones desde los puertos de Estados Unidos hasta el 15 de septiembre”.

Afluencia de turistas

A partir de la segunda quincena de marzo y durante todo abril, la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) había anticipado que la cancelación de cruceros significaría que Cozumel dejaría de recibir hasta 120 cruceros con un total de 720 mil pasajeros.

Aunque la Apiqroo no ha actualizado la cifra de pérdidas para Quintana Roo al extenderse la inactividad de esta industria, la Secretaría de Comunicación y Transportes (SCT) registró la pérdida de más de 1.3 millones de turistas en el periodo enero-abril del 2020 respecto al mismo periodo del 2019.

Respecto a los puertos con menos afluencia de turistas en Quintana Roo, Cozumel y Mahahual reportan una diferencia a la baja de 654 mil 590  y 221 mil 551 cruceristas, respectivamente comparando con el mismo periodo del año anterior.