El pasado 15 de mayo, la Secretaría de Energía (Sener) le cerró las puertas a todo tipo de inversión privada en energías limpias y renovables, publicando Diario Oficial de la Federación (DOF), un acuerdo que privilegiará a las centrales de combustibles fósiles y deja fuera la oportunidad de generar energía a menor costo.

Se pretende que con esto se pueda garantizar la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional durante la contingencia sanitaria.

Este acuerdo, no tiene temporalidad y tampoco limita un plazo para la medida de emergencia y según lo dicho por el Centro Nacional de Energía (Cenace) el pasado 29 de abril, la red eléctrica había estado presentando fallas durante la contingencia sanitaria, por lo que la generación intermitente de las centrales eléctricas eólicas y fotovoltaicas estaban afectando la confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional; sin embargo, no se explica cómo las fallas de la red están relacionadas con la generación de intermitente de las centrales de renovables.

Ante esto, la Unión Europea y Canadá han alertado al país sobre el impacto negativo que esto puede ocasionar.