María Soledad Luévano, senadora por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), presentó ante el Senado de la República una iniciativa de reforma, en la que se pretende eliminar la separación entre la Iglesia y el Estado.

El documento fue presentado este martes, en el cual está contemplando permitir a servidores públicos participar en eventos religiosos sin ser amonestados y realizar actividades religiosas en coordinación con los tres órdenes de Gobierno, además se pretende incluirlo en el interior de escuelas y centros penitenciarios, lo que significa, que las instituciones religiosas van a poder difundir mensajes y preceptos a través de cualquier medio de comunicación.

En el documento presentado por la senadora Luévano, se proponen modificaciones, adiciones y derogaciones de distintas disposiciones plasmadas en la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Dentro de los cambios propuestos, en el Artículo 1º se estipula que las convicciones religiosas quedan exentas de cumplir con las leyes del país, es decir, nadie podrá molestar a los grupos en caso de manifestarse.

Con respecto al Artículo 3º, la morenista menciona que el Estado no podrá actuar a favor o en contra de ninguna iglesia ni agrupación religiosa, lo que significa, puede existir convenios entre grupos religiosos y dependencias de los tres niveles de gobierno.

También, permitir que las iglesias brinden asistencia espiritual a parroquianos al interior de las instalaciones de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaria de Marina (Semar), y de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM)

En relación a lo propuesto por la senadora de Morena, José Ramón Cossío Días, ministro en Retiro, a través de su cuenta de Twitter expresó: