¡No más chanclazos para los chamacos en México! El Senado aprobó reformas que prohíben a los padres, madres o tutores ejercer algún acto de violencia física con fines correctivos contra niñas, niños y adolescentes.

Quedan prohibidos jalones de orejas, cabello, empujones, manotazos, pellizcos, así como sostener posturas incómodas o la ingesta de alimentos calientes.

Senado aprobó reformas por unanimidad

Con 92 votos a favor, se respaldan las reformas a la Ley General de los derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al Código Civil Federal. Los padres, madres o tutores no podrán ejercer castigo corporal sobre menores de los cuales ejerzan la patria potestad, tutela o custodia.

Quedan prohibidos los tratos ofensivos, denigrantes, desvalorizadores, estigmatizantes y de menosprecio. También actos que tenga como objetivo provocar dolor, amenaza, molestia o humillación.

La presidenta de la Comisión de los Derechos de Niñez y la Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, informó que más del 60% de menores entre 1 y 14 años sufren algún tipo de violencia psicológica o castigo corporal en sus hogares.

Por lo tanto, las reformas contemplan cambios a los artículos VII, la fracción IV del artículo 105. Además, de los artículos 323 y 423 bis.

Te podría interesar: DIPUTADOS APRUEBAN ELIMINAR EL FUERO PRESIDENCIAL

Las reformas no son de corte penal

Vázquez Mota aseguró que las reformas no son de corte penal, sino preventivo. Y tiene como objetivo la intervención pública para la prevención y atención de este tipo de violencia.

Del mismo modo, el senador Martí Batres dijo que con esto no se busca criminalizar a los padres, pues no se persiguen como castigos penales.

De acuerdo a una encuesta de la Fundación Guardianes, el 40% de las niñas, niños y adolescentes sufrieron violencia psicológica y física durante la cuarentena.

Por el momento, el dictamen ya fue enviado a la Cámara de Diputados para efectos de su aprobación y modificaciones.

¿Qué opinas?

Te podría interesar: SENADO APRUEBA LEY DE AMNISTÍA, APLICARÁ PARA MUJERES PRESAS POR ABORTAR