La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) avaló el cambio de suelo ambiental para construir la quinta etapa del fraccionamiento Paraíso Maya en Cancún.

El mega desarrollo contempla edificar con una inversión de 532 millones de pesos; mil 776 viviendas de tipo popular en un predio de 172 mil 223 metros cuadrados de selva, ubicado en la Supermanzana 260, Manzana 120, en las inmediaciones de la carretera federal Cancún-Valladolid.

El terreno de selva está habitado por 77 especies de vegetación, 13 especies de fauna: dos de reptiles, 11 de aves y dos de mamíferos, todas enlistadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010 y la cual a su vez, establece que existen cuatro especies catalogadas como amenazadas.

En resumen, habrá 33 impactos al ecosistema en la etapa de construcción: pérdida de suelo, aire, paisaje, fauna y contaminación ambiental. Varios serán irreversibles.