Anualmente se pierden 20 mil hectáreas de selva en el estado de Yucatán. De no atender el problema, en 100 años la selva habrá desaparecido por completo.