Cerca de 800 mil estudiantes mexicanos de escuelas privadas podrían dejar su formación académica, tras la pandemia de COVID-19, alertó la Unión Nacional de Padre de Familia.

Leonardo García Camarena, presidente de dicha organización, argumentó que “el gobierno no tiene ni las butacas, ni las aulas, mucho menos las nuevas escuelas, ni los maestros, ni el presupuesto, no tiene absolutamente nada para recibir de golpe y porrazo, ni siquiera a 100 mil alumnos, mucho menos a 800 mil”.

En el marco de la presentación del movimiento Educación Con Rumbo, el cual es conformado por diversas organizaciones de la sociedad civil y que busca la protección del derecho a la educación en medio de la contingencia, García Camarena explicó que el cierre de los colegios privados o incluso la imposibilidad de pagar las colegiaturas, podría generar un serio problema en materia educativa.

“Nos preocupa que después de la pandemia encontremos un sistema educativo desconectado de la realidad, de los liderazgos sociales, de los padres de familia y que lo que le está pasando al sistema de salud con la pandemia sea apenas una palidez de lo que nos va a pasar en el sistema educativo después de la pandemia”, advirtió.

La educación básica particular concentra a próximamente el 10% de total de los estudiantes, mientras que la  superior alrededor del 30%.