A casi nada de ser declarada como Emergencia Nacional, la situación migratoria en la frontera de México y EE.UU., el escenario avanza a rumbos más drásticos.

Nuevas acciones por parte de Donald Trump con respecto a este tema han puesto el aire fronterizo en tono hostil. Hace unos días, el mandatario estadounidense dio órdenes directas en reubicar agentes que laboran en las casetas del paso al país vecino, precisamente para que puedan vigilar de forma más estricta el cruce de indocumentados, sin embargo, la secuela de esta acción es la falta de atención y fluidez que existía en dichos pasos, ralentizando considerablemente el flujo de las acciones diarias al ingreso de mercancía y personas a Estados Unidos.

Por pronto se han reubicado 750 agentes de un total estimado de 2 mil. Con ello, las primeras repercusiones han visto la luz del día: ausencia de aguacate en los mercados, falta de autopartes y electrodomésticos. Según cálculos expertos, esto podría afectar monetariamente en 1.7 millones de dólares diariamente.

Con todo esto ha surgido la propuesta de implementar la figura de zar fronterizo, quien será encargado de resolver y atender políticas en los pasos entre ambos países. Por el momento se conoce la propuesta de dos postulantes, ambos conocidos por sus ideologías antimigrantes.

Para todo esto, la estadística nada en contracorriente de la situación actual, es decir que sólo del año ante pasado (2017) se registró la menor cantidad de migrantes desde 1972 y 2018 el quinta más bajo desde 1946.