La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) sancionará al Aeropuerto Internacional de Cancún por permitir el monopolio de taxis e impedir que otros participen en el mercado. Deberá pagar una multa de 72 millones 540 mil pesos, así como corregir la conducta anticompetitiva.

Desde febrero de 2010, el Aeropuerto de Cancún ha impedido que diferentes competidores tengan acceso a ofrecer sus servicios. La Comisión estima que esto causó un daño de 98 millones de pesos al mercado.

El Aeropuerto tenía incentivos para bloquear la entrada a otros competidores, pues cobraba tarifas a los permisionarios para acceder, que iban de 10% a 12% de los ingresos de los taxis.

Al aumentar la oferta, la competencia sería mayor y así los precios disminuirían, y con ello se reduciría el pago que se realiza al aeropuerto.

Las prácticas monopólicas son un abuso de poder de mercado, que desplazan indebidamente e impiden la competencia ya que favorecen a solo algunos agentes económicos.

El AIC deberá pagar 72.5 millones de pesos y permitir que otros competidores accedan al mercado.