Personas desconocidas abandonaron montones de sargazo en una zona irregular de la Supermanzana 200, a un costado de la escuela primaria Raza de Bronce, en el fraccionamiento Haciendas Real del Caribe, en Cancún.

Esto a pesar de que dichas prácticas ponen en riesgo la salud y el medio ambiente, señaló Rosa Elisa Rodríguez Martínez, científica del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Puerto Morelos.

De acuerdo con Rodríguez, quien ha trabajado con el sargazo desde hace un par de años, la descomposición de las algas pardas desprende gases como el de ácido sulfhídrico.

No te puedes perder: Más sargazo: Se acercan 3 manchones a Quintana Roo

Dicho gas incoloro inflamable, de sabor algo dulce y olor a huevos podridos puede generar daños a la salud en altas concentraciones.

Mientras que los lixiviados (líquidos que desprende el sargazo al descomponerse) suelen filtrarse al subsuelo y contaminar los cuerpos de agua que haya cerca, explicó.

Tiradero de sargazo evidencia mal manejo del alga

Sin embargo, dijo, estos tiraderos de sargazo surgen por la falta de un Plan de Manejo, a pesar de que la comunidad científica ha insistido en ello.

En él deben especificar un punto como destino final para evitar que las algas pardas sean abandonadas en cualquier lugar, como ocurre en Playa del Carmen, por ejemplo, donde el sargazo recogido de las playas es llevado al relleno sanitario.

Si bien la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) había fijado dichos puntos a lo largo del estado, estos no están siendo utilizados.

“No se están usando porque la mayoría son en zona de selva, no se han hecho las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA), ni los cambios de uso de suelo forestal”, denunció Rosa Elisa.

“Tampoco se les ha puesto geo membrana y no tienen personal o recursos para hacerlo”, sentenció.

Insistió en que los municipios deben llevar también un registro sobre las toneladas que recalan, pero nada de eso se está haciendo.

Científicos insisten en una Norma Oficial Mexicana (NOM) para manejo del alga

Además de los planes de manejo, la comunidad científica también ha insistido en la creación de una Norma Oficial Mexicana (NOM).

Sin embargo, dijo, no ha pasado de reuniones y mesas de trabajo con diputados, senadores, autoridades estatales y municipales.

Si bien la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) actualmente comanda los programas de recoja, esto no es suficiente.

Esto debido a los picos que el recale de sargazo suele registrar en ciertos meses como junio, cuando se registraron grandes recales en la costa del Caribe mexicano.

Sobre las estimaciones de la NASA y los recales del alga, la científica mencionó que los récords históricos de 2018 están todavía lejos de alcanzarse.

Te puede interesar: Sargazo ‘ensombrecerá’ playas de Quintana Roo