Luego de que en días pasados se desplomara un socavón o hundimiento en un tramo de la carretera federal de Tulum, y que se pensara que fuera por negligencia, una investigación reveló que se trata de una cueva con aguas cristalinas y vestigios que datan de los periodos del Pleistoceno y Holoceno, hace 2.5 millones de años.

El Círculo Espeleológico del Mayab que estudió la oquedad de 20 metros de ancho por 60 metros de largo, indicó que la cueva de agua cristalina está conectada con otros ecosistemas que forman parte de la segunda red de ríos subterráneos más grande que corren bajo la zona.

Roberto Rojo, director del grupo de espeleólogos, explicó que bautizaron la caverna como “Me lleva el Tren”, haciendo referencia explícita al megaproyecto Tren Maya que pasará por ahí.

“En espeleología se acostumbra a nombrar cavidades recién exploradas y algunas de sus secciones. Estando dentro de esta cueva escuchamos el paso constante de los vehículos por sobre nuestras cabezas, lo que irremediablemente nos llevó a pensar en las afectaciones por los grandes desarrollos de la región, como lo será el Tren Maya, así que decidimos nombrar a la cueva como ‘Me lleva el tren’”.

Por otra parte, Rojo advirtió que la “cueva no debe ser cubierta” ni rellenada porque representaría un ecocidio, ya que también está prohibida por el Reglamento de Cuevas, Cenotes y Cavernas vigente en el municipio de Solidaridad.