Desde que SEMARNAT negó el uso de este herbicida, productores agropecuarios y embajadas europeas han presionado a la institución para no limitar su uso.