Este año Cancún cumple 51 años de su fundación y aunque la ciudad ha cambiado mucho, hay aspectos que todavía se preservan, como la primera casa.

De acuerdo con un artículo publicado por el cronista de la ciudad Fernando Martí, su construcción fue ordenada por el político José de Jesús Lima.

En 1968 decidió construir un inmueble en una solitaria costa de Quintana Roo.

Nadie imaginó que las dunas desiertas eran de gran valor, y es que el Banco de México orquestó en secreto el nacimiento del nuevo destino turístico.

Los materiales fueron acarreados desde Isla Mujeres por lancha, hasta donde ahora se alza la zona hotelera de Cancún.

Cuando arranca el proyecto, el gobierno de México adquiere el inmueble, que a poco se convierte en la Casa de Visitantes Distinguidos de Fonatur.

Te puede interesar: MURALES, EL NUEVO ATRACTIVO TURÍSTICO DE CANCÚN

Su función fue única y muy importante: presumirle Cancún a los ricos y poderosos, y funcionó.

Por la casa pasearon presidentes, primeros  ministros, premios Nobel y toda clase de luminarias, incluidos ídolos deportivos y estrellas del rock.

El rescate del histórico inmueble

Casi tres décadas después, la casa seguía en pie, pero no su glorioso pasado y terminó en la lista de ventas de Fonatur.

La cadena Royal Resorts adquiere el predio con planes de transformar sus jardines en un gran hotel, lo que significaba demoler la rústica mansión.

Pero antes de que las máquinas pusieran fin, el alcalde Rafael Lara Lara llama al nuevo dueño, Armando Millet y le hace una propuesta.

En lugar de destruir, desmonta la mansión pieza por pieza, las clasifica, las numera, y las vuelva a armar en predio alterno, conocido hoy como el parque Kabah.

De casa a museo de la ciudad

La intención de Lara Lara era recrear un proyecto ambiental muy ambicioso, cuya corona iba a ser la primera casa de Cancún.

El inmueble encontró un nuevo espacio, pero lamentablemente, este estuvo descuidado por varias administraciones.

Aunque se llevaron a cabo diversos planes de rescate, la casa permaneció en el olvido, incluso para quienes frecuentan el lugar y que desconocen la importancia de este edificio.

Te puede interesar: ¡VIVE EL MUNDIAL DE PLAYA EN CANCÚN!