El anuncio federal del regreso a clases presenciales el próximo mes ha generado un gran dilema, por un lado, quienes apoyan la idea de volver a las aulas y por otro, quienes temen por el estado de salud estudiantil.

La semana pasada el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador aseguró que el regreso a clases no representa un riesgo para los alumnos.

El mandatario afirmó que el COVID-19 afecta más a las personas adultas mayores y tiene pocas consecuencias en menores de edad, sin embargo, hay otros datos.

La información que emiten las Secretarías de Salud indican que la enfermedad se ha concentrado en un nuevo grupo de población.

Quienes están siendo más contagiados son las personas jóvenes, pero también las niñas, niños y adolescentes, quienes -por el momento- no tienen acceso a una vacuna.

Te puede interesar: Robot diagnóstica Covid-19 en niños.

Los casos menores de edad con resultado positivo de SARS-CoV2 pasaron de 84 a 56,158 del 12 de abril de 2020 al 18 de julio de 2021.

Y a partir de junio, los contagios en esta población ha ido en aumento, a la par del avance de la vacunación en la gente mayor.

Los puntos a considerar en regreso a clases

Pero el riesgo va más allá del acceso al biológico, ya que se sabe que el virus tiene mayores consecuencias cuando afecta a alguien con obesidad.

La directora de incidencia política de Save The Children en México, Nancy Rodríguez, apunta que un riesgo es la predominante obesidad infantil.

El país ocupa el primer lugar a nivel mundial, lo que implica un factor de riesgo.

La reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) reveló que el 25% de menores de 5 años tienen un peso no saludable.

“Vemos niños de esa edad con un peso de 30 kilos, cuando deberían de andar en 18 kilos. Todos los que tienen comorbilidades que pudieran dar más complicaciones son altamente preocupantes”, dijo Benjamín Madrigal, pediatra e infectólogo.

En el otro lado de la balanza, los mismos organismos han advertido de los riesgos de no volver a clases presenciales, sobre todo ante el rezago.

En Quintana Roo el diagnóstico académico arrojó que el 11% de los estudiantes no desarrollaron las habilidades necesarias.

Mientras que el 25% aún están desarrollando los conocimientos necesarios para alcanzar el nivel académico.

Contagios entre menores en Quintana Roo

El índice de positividad entre menores de 10 años se ha incrementado en las últimas semanas en el estado.

Lo que indica que más niñas, niños y adolescentes que se someten a una prueba de COVID-19, salen positivos.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), el mayor incremento se dio entre el grupo de 10 a 14 años, que tienen un porcentaje de positividad de 76%.

Mientras que los de cinco a nueve años tienen un índice del 46.2%, en el caso de los infantes de uno a cuatro años, el índice es de 24.9%.

Sigue leyendo: Así serán las clases presenciales en Quintana Roo