Cozumel – La Asociación Civil Bee Friendly Cozumel, sostiene acciones voluntarias desde hace seis años en la isla, con el objetivo de realizar la recuperación de panales de abejas y conservarlas en un entorno más favorable para su reproducción.

Su iniciativa nació de la necesidad de concientizar a la comunidad sobre la importancia de estos insectos en la agricultura y el medio ambiente.

La apicultora por pasión y representante de este grupo, Martha Chavéz recordó que en años atrás su familia mantenía un vivero, pero por ignorancia desconocían lo vital que es este insecto para la reproducción sexual de las plantas y de ahí la importancia de su presencia en huertos ecológicos.

Explicó que desde entonces, ella, junto su familia y compañeros, empezaron a rescatar gratuitamente enjambres y colmenas de las casas de Cozumel, para evitar que sean destruidos, a lo que se estima cerca de un millón de abejas reubicadas fuera de la mancha urbana.

Dio a conocer que en sus inicios, solo se rescataba abejas meliponas por el insuficiente espacio con el con que contaban, sin embargo años después con el apoyo de particulares, se ha logrado ayudar a las especies  híbridas (Apis Melliferas), en los cuales se han rescatado aproximadamente 70 colmenas de en lo que va de este año, que se encontraban dentro de la mancha urbana.

“Cada rescate nos lleva entre dos a tres horas, pero depende de lo complicado que sea el lugar en donde se encuentra; posteriormente nos dirigimos al apiario ubicado sobre la carretera transversal para acomodar a las abejas en cajas donde puedan realizar libremente su proceso de producción”, explicó.

En este sentido, dijo que durante este 2019, ha sido muy importante para la proliferación de estas especies, ya que las presentes lluvias que acompañan la época de calor han beneficiado en la producción de miel que se cosecha en la isla.

Martha Ch´Refirió que hoy en día, las toneladas de miel que se genera, se ha destinado el 50 por ciento para realizar productos como jabones, jarabes para la tos, cremas, entre otros artículos, los cuales desafortunadamente la gente no le da la importancia debida.

“Con la venta de ellos poder seguir trabajando para comprar lo que el apiario requiere como cajas núcleos, marcos ,cera estampada y trajes y así poder seguir cuidando y trabajando las colmenas lo que hacemos lo hacemos con pasión nuestra labor es cuidar la vida”, comentó la entrevistada.

Al estar aun vigente la temporada donde las abejas, polinizan y viajan buscando algún buen lugar para formar su hogar, hizo un llamado a la comunidad en caso de toparse con alguna colmena,  para estar consientes de que son un bien para el ecosistema.

“Las abejas están en peligro de extinción, hay casos que los mismos bomberos las exterminan, ellos rocían agua y jabón, cuando se debería fomentar la conservación y fomento apícola, en la ciudad” lamentó.

Por ello, también han realizado visitas a escuelas y centros de hospedaje para que los pequeños y visitantes aprendan y aprecien la naturaleza y a concientizar a la comunidad sobre la vida de las abejas y cómo funcionan en el medio ambiente.